Microbiografías de adolfo payés ...

Bertolt Brecht

Bertolt Brecht

todos los derechos reservados

Safe Creative #0903290151851

jueves, 20 de abril de 2017

Al compás del ritmo espiritual del piano














Escucho Jazz
En esta noche de desvelo,
De sentimientos absurdos
Al compás del ritmo espiritual del piano,
Frágil
Desenfrenado movimiento,
Melodía invadiendo mis moléculas
Una y otra y otra, tras otra
La nota me contagia
Me perfora el corazón hechizo del silencio
Una y otra y otra, tras otra
Me doblega

Un amor vuela en la guitarra
Una caricia en la trompeta
Enloquecedor deseo, me invade la batería
Percusión
Rompiendo los esquemas del sonido,
Y el teclado amor mío, y el teclado
Percute las notas de tus cabellos,
Y de tu ojos
Reflejando la silueta de mi ausencia

Las notas amor mío, las notas
Suenan sin parar, los acordes rompiendo los silencios
Pausas, pausa
Uno, dos, tres el Jazz es mío como el sonido
Que trasciende de tus labios
De tu cuerpo al compás del piano,
Melodía mayor y menor
En bemol mayor y sostenido menor

Tus labios amor mío, tus labios
Las notas amor mío, las notas
Una y otra y otra  y otra vez
Sincopado al borde del precipicio musical del Jazz

Un amor vuela en mis recuerdos
Música, música maestro del silencio
Que el ritmo me transforme
En el hilo percutor de un beso

Silencio, silencio, silencio

Que brillen tus ojos,
Y tus labios que me acaricien
Al ritmo celestial de tus besos,
De tus piernas, y tu cadera galopando el tiempo
Del que vierte placer por los sentidos
Musical de nuestros cuerpos

Silencio, silencio, silencio

Que mi abdomen cabalgue al compás de tus caderas
Jazz,
Misterioso orgasmo del placer
Bajo la silueta indemne del humo
En la sala musical de la noche

Tus labios amor mío, tus labios
Las notas amor mío, las notas
Una y otra y otra  y otra vez
Sincopado al borde del precipicio musical del Jazz

Un beso en el cuello antes de partir
Dejando el Jazz y su misterio,
En el anonimato del placer

Silencio, silencio, silencio
Que la noche acaricia la sonrisa antes de dormir
Ante tu rostro en mis pupilas

aapayés