Microbiografías de adolfo payés ...

Bertolt Brecht

Bertolt Brecht

todos los derechos reservados

Safe Creative #0903290151851

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Anoche desnude las palabras que excitaban mis comas












Cuándo podre escribir sobre los colores
En el crepúsculo imaginario del destino

Le responderé a la mañana mis emociones
O al gesto silencioso de los besos
Le haré el amor a mis labios,
Le dictaré al cielo mis tentaciones...

¿Qué puedo hacer?
Si solo quedo en la penumbra de mis letras,
Anoche desnudé las palabras que excitaban mis comas
Los anarquistas puntos suspensivos
Ejecutaron la protesta vana de mis comillas
El punto y aparte que debía continuar los pasos de mis locuras
Se quedo esperando el punto y final que no llegaba
Hasta que descubrió
Que si no continuaba la palabra escrita, no tendría fin

Qué noche podre tener la desnudez de tus labios
Jugando con mi amor masculino del deseo,
Qué noche podre gritarle en silencio
A los poros ardientes de mis gemidos

Cuándo podre sentir los latidos de tus labios
En mi pecho
Leyendo nuestros cuerpos llenos de amor por la vida,
Y lo nuestro capturando su alegría

Las comas se pierden
Y los puntos no quieren acariciar las palabras
El punto final
Asomó saboreando el reposo de mis pestañas
Y los labios dejaron de sentir la nostalgia de la noche
Con el punto final de mis pensamientos.

aapayés

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Acurrucando comillas en las palabras

Fusile un sin fin de veces
Los libros , versículos y capítulos
De cada verbo en mi memoria
Cada disparo con saña y firmeza para matar
A la lectura efímera y obscena en la mentira

Fusile el verso complejo de la ira
Inmaculada concepción del verbo
Que maldijo la terrible epifanía de la inocencia
Acurrucando comillas en las palabras
Horrendas del pontificado cerdo
De la ignominia

Hay clérigos cobardes
Que vistiendo de angelitos
Usurparon la inocencia de la vida
Bajo el manto oscuro y blanco de sus predicas
Convertidas en cloacas putrefactas,
Mansiones iglesias llamadas
Clérigos malditos
Mendigos de la muerte en vida su destino

Fusile la iglesia
Que baño de sangre
La palabra
Prostituida por la riqueza de sus mediocridades
En las esquinas de sus cuerpos y sus pecados
Carcomidos por el tiempo de sus creencias


aapayés.